Moronga

La moronga es de origen español y le llaman morcilla. Su elaboración es más sencilla que la del chorizo y para embutirla se utilizan también los intestinos del cerdo. Su preparación consiste en una mezcla de sangre de cerdo con grasa, condimentos y especias, que varían en algo, según la región donde se haga. Existen dos formas de servirla, desmenuzada por completo o cortada en rebanadas, y se fríe en poco aceite. En el Estado de México, le ponemos menta o hierbabuena, cebolla, orégano, ajo, cebollino o rabos de cebolla; y en lugar de freírla, lo habitual es que se guise en salsa verde.

Del libro “Conversación en la cocina, gastronomía mexiquense”. Rosita Sánchez.

PERIODO: TODO EL AÑO

Rating del Platillo

  • (0 /5)
  • (0 Rating)